Comentarios y opiniones
de otros viajeros
Expeciencias reales del viaje
¿Dejar una opinión?
Sigue el formulario

Sorteo trimestral de 200 €

Informaciones de interés para futuros viajeros, lo mejor y lo no tan bueno de este viaje contado por personas que han estado allí con V. Tuareg.

Si has hecho este viaje, sigue este link FORMULARIO y completa la encuesta. Además de ayudar a próximos viajeros participarás en un sorteo trimestral de 200 € en vales de viaje.

Lee las 4 opiniones de este viaje a Camboya
JORGE A. > Julio 2016
Valoración del viaje

Es pot fer sense dificultat gràcies a la bona organització del club ciclista i les seves atencions; no és necessari una gran condició física. Els recorreguts en bici permeten un contacte directe amb la gent del país, menjar a casa seva, veure els seus costums, gaudir pausadament del paisatge, ...

Seguir leyendo >>>

Es pot fer sense dificultat gràcies a la bona organització del club ciclista i les seves atencions; no és necessari una gran condició física. Els recorreguts en bici permeten un contacte directe amb la gent del país, menjar a casa seva, veure els seus costums, gaudir pausadament del paisatge, les olors, els seus menjars... Gent senzilla, amable, acollidora, del camp.

Puede hacerse sin dificultad gracias a la buena organización del club ciclista y sus atenciones; no es necesaria una gran condición física. Los recorridos en bici, permiten un contacto directo con la gente del país, comiendo en su casa, viendo sus costumbres, disfrutando pausadamente del paisaje, de sus comidas... Gente sencilla, amable, acogedora, del campo.

Lo mejor del viaje: 

Recorregut en bici molt ben estructurat, amb pauses ben definides i atenció i suport en tot moment.Descobrir el país a un ritme calmat que afavoreix el contacte amb la gent.Angkor i Sambor Preikuk. Recorreguts al bell mig dels temples, entre selva i monuments.L'equip local tant els guies com el club ciclista.Els hotels Sambor Village i Angkor Paradise dues sorpreses agradables. Piscina i fitness.Wifi a tots els hotels i restaurants.Preus dels menjars molt assequibles.

Recorrido en bici muy bien estructurado, con pausas muy definidas, con atención y apoyo en todo momento.Descubrir el país a un ritmo calmado que favorece el contacto con la gente.Angkor y Sambor Preikuk. Recorrido por el corazón de los templos, entre selva y monumentos.El equipo local, tanto los guías como el club ciclista.Los hoteles Sambor Village y Angkor Paradise dos sorpresas agradables. Piscina y fitness.Wifi en todos los hoteles y restaurantes.Precios de las comidas muy asequibles.

GLORIA H. > Agosto 2014
Valoración del viaje

El viaje ha estado muy bien organizado, no se ha hecho especialmente duro, un poco por el calor del trópico pero cada 20km había proyectada una parada técnica, lo que ayudaba en gran medida a rodar. El trayecto es muy llano y fácil de hacer. La hospitalidad de los camboyanos es inigualable. La c ...

Seguir leyendo >>>

El viaje ha estado muy bien organizado, no se ha hecho especialmente duro, un poco por el calor del trópico pero cada 20km había proyectada una parada técnica, lo que ayudaba en gran medida a rodar. El trayecto es muy llano y fácil de hacer. La hospitalidad de los camboyanos es inigualable. La comida buenísima. La verdad es que es un viaje muy pero que muy recomendable

Lo mejor del viaje: 

El grupo ha sido una de las mejores cosas, era reducido (4 personas) pero conectamos muy bien, y lo hemos pasado estupendamente. Lo que ha hecho que fuera muy fácil moverse.Y sin duda alguna otra de las cosas a destacar es la atención y la profesionalidad del chófer de la furgoneta (Wayne) y del guía de bici (Yuan) de A.C. que nos han atendido en todo momento y ayudado en las ocasiones que se ha requerido. El templo de Bayón es impresionante, mucho más de lo que me esperaba y me dejó maravillada. La verdad es que sólo contemplarlo ya merece la pena una visita al país. Aunque si sólo vas a Seam Reap, no sabes todo lo que te pierdes...

MARIA DE LA PAZ M. > Agosto 2014
Valoración del viaje

Valoración general del viaje: Muy buena. La organización y guía por parte de los encargados de las bicicletas fue excelente. Tanto cambio de guía local ''marea'' un poco pero quedó compensado con el conductor y el acompañante de las bicicletas que fueron siempre los mismos y se comportaron muy ...

Seguir leyendo >>>

Valoración general del viaje: Muy buena. La organización y guía por parte de los encargados de las bicicletas fue excelente. Tanto cambio de guía local ''marea'' un poco pero quedó compensado con el conductor y el acompañante de las bicicletas que fueron siempre los mismos y se comportaron muy bien.Se hace un viaje fácil para la bicicleta por lo llano que es el país pero no deja de exigir un poco de preparación con la bicicleta.Un país 'amable' y abierto por parte de sus habitantes.

Lo mejor del viaje: 

El bicicleteo de cada día que te lleva a observar de cerca la vida diaria de los camboyanos.Angkor y templos de Sambor Prei Kuk. Los delfines. La gente con la que te cruzabas en el viaje.El 'avituallamiento' cada 20 km cuando hacíamos recorridos con las bicis..........

Joan M. > Agosto 2013
Valoración del viaje

Para las personas que les guste la bicicleta sin demasiados desniveles es un viaje ideal; mi señora y yo rondamos los 60 años y no hemos tenido ningún problema.
El calor que decían, nada del otro mundo y los monzones que advertían, debían estar también de vacaciones.
Camboya es un país que ...

Seguir leyendo >>>

Para las personas que les guste la bicicleta sin demasiados desniveles es un viaje ideal; mi señora y yo rondamos los 60 años y no hemos tenido ningún problema.
El calor que decían, nada del otro mundo y los monzones que advertían, debían estar también de vacaciones.
Camboya es un país que ha sufrido lo insufrible y que se está abriendo al turismo. Merece la pena visitarlo ahora, antes de que empieze la masificación de turistas, que en los templos del Noroeste ya se va produciendo, pero sin excesos.

Lo mejor del viaje: 

Perderse por las carreteras del interior con inmensos arrozales y con unas puestas de sol fantásticas. Pasar por cantidad de pueblecitos i atraer a todos los niños como un imán al pie del camino, saludando con la mano y siempre surgiendo de sus labios la palabra omnipresente , hello! hello! hello!. Contemplar la inmensidad del rio Mekong que marca el pulso del país.
La gente, exquisitamente amable.
Los mercados con su amalgama de olores y colores, donde no hemos tenido el coraje de probar los grillos fritos, las serpientes, los saltamontes, las arañas, ni los gusanos.