Ascenso en dirección a la cima del Kilimanjaro | Foto © Alexandre Ruzafa

Marangu, Rongai, Machame,… ¿Por dónde coronar el Kilimanjaro?

La montaña del Kilimanjaro es en realidad un volcán inactivo que se encuentra en el noreste de la República de Tanzania. Un lugar excepcional lleno de vida salvaje y grandes manadas de mamíferos en desplazamiento. En lo alto de la montaña aparecen tres cimas, Kibo, Mawenzi y Shira, siendo Uhuru Peak en el antiguo cráter Kibo el punto más alto. El pico superior del continente africano se sitúa a 5.895 metros de altitud. Leer más

Las 7 mejores fotos de las montañas de Georgia en Instagram

El Gran Cáucaso es la cordillera más alta de Europa. Con una extensión de 1200 Km, recorre desde el Mar Negro al Mar Caspio, actuando como frontera natural entre Europa y Asia.

A sus pies, en la parte de Georgia, encontramos una de las rutas de trekking más espectaculares del Cáucaso; La ruta de los pueblos medievales. Esta travesía se inicia en Mestia y va recorriendo la cordillera hasta terminar en Ushguli, conformando uno de los viajes a Georgia más aventureros que existen.  Leer más

¿Te gusta caminar? Senderismo y trekkings de los buenos

Emulando al famoso anuncio de una marca de coches que decía ¿Te gusta conducir? nosotros te podríamos preguntar ¿Te gusta caminar?. En realidad es una interrogación retórica pues estamos convencidos que la respuesta es sí. Es más, no solo caminar, también hacer senderismo, y para los que tienen las piernas en mejores condiciones, también realizar trekkings.

Nuestras extremidades inferiores son el mejor medio de transporte conocido hasta la fecha, y es así desde que una tal Lucy empezó a usarlas para caminar erguida por Etiopía. Si te digo su nombre completo seguro que la reconoces: Australopithecus afarensis.

Caminando se llega a cualquier lugar, paso a paso, despacio y saboreando el camino. Paradójicamente andar es una de las mejores formas de escapar de la masificación y el gentío cuando viajamos.
Leer más

Noruega pura en los dominios de la águila pescadora

Es probable que muchos de los viajes a Noruega de los que habrás tenido noticias se inscriban en los fiordos noruegos cercanos a las ciudades de Bergen o Stavanger. Allí están los fiordos más populares que se llenan de turistas cada año. Y es que los fiordos noruegos en verano son una gran atracción para todos los que vuelan al país nórdico, o los que pasan sus vacaciones en los fiordos a bordo de uno de los muchos cruceros que bordean la costa durante la época estival. El conocido Preikestolen, o púlpito en español, es muy conocido como reclamo en el fiordo Lysefjord, cerca de Stavanger.


Pierre-Fijalkowski-Efjord-en-kayak-37

Leer más

Vulcanología en Sicilia. Volcanes Etna y Stromboli

El Etna, el volcán más activo de Italia y uno de los más activos del planeta, es una visita obligatoria para cualquier amante de la vulcanología.

En nuestro viaje Senderismo en los volcanes de Sicilia e Islas Eolias combinamos la posibilidad de ascender al Etna, la visita al Stombroli y una combinación de restos arqueológicos griegos, romanos y bizantinos.

Viajando en tren, minibús, barco, ferry y sobre todo a pie, dedicamos 10 días para recorrer esta parte del mediterráneo, fuente de inspiración inagotable para griegos y romanos.

El volcán Etna

Para ascender al Etna es necesario contratarlo en el local. La climatología y condiciones vulcanológicas son determinantes y es obligatorio ir acompañados de un guía vulcanológico local. El trekking al Etna no requiere una preparación física excesiva. Con un desnivel de 1.346 metros, totalizando una distancia de 15 kilómetros ente la ida y la vuelta, nuestro peor enemigo puede ser la altura: se llega a más de 3.000 metros. Se suele hacer toda la ruta en 6 horas en condiciones climáticas normales.

Ascensión al volcán Etna. Foto Mirada Viajera.
Ascensión al volcán Etna. Foto Mirada Viajera.

Leer más

Entrevista con Pere Mongay ante el reto de la Marathon des Sables

Un novato en el Marathon des Sables

“Lo importante es acabar lo más cuerdo posible para, en cada etapa,
tener suficiente oxígeno en la cabeza para poder transmitir desde allí algunas
sensaciones y vivencias”.

Pere Mongay alterna su actividad profesional como programador de viajes en Viatges Tuareg con su entusiasmo por las actividades al aire libre. Experimenta la necesidad de recorrer las montañas, ya sea a pie en verano o calzando esquís en invierno. Ha participado en distintas competiciones de disciplinas tan diversas como los raids de orientación, el esquí de travesía o las carreras de montaña. Ahora se dispone a participar por primera vez en una de las carreras de larga distancia más duras del mundo, el Marathon des Sables. En la conversación, transmite pasión por su trabajo y por los deportes al aire libre.
Leer más

¡Qué duro es entrenar!

Qué bonito es correr, qué bueno es calzarse unas deportivas y saltar a la calle a despejarse después de una larga jornada laboral. Qué saludable es liberarse de las preocupaciones corriendo, haciendo deporte.

Mientras uno trota, deja atrás esas cargas negativas y tensiones acumuladas, es un reset mental necesario. Me gusta correr, me da equilibrio y me permite afrontar el día a día con buen humor y entusiasmo.

Entrenar, por el contrario, es otro concepto.

Esa actividad que uno practica por placer cuando el cuerpo y la mente se lo piden, pierde placer y pasa a ser una rutina que implica constancia y disciplina. Correr horas y horas, y acumular kilómetros en las piernas, es lo mínimo para presentarse al Marathon des Sables. Con la situación familiar y laboral de cada uno, hay que hacer equilibrios para rascar horas y salir a entrenar.

Entre semana consigo salir tres veces por la noche. El sábado o el domingo los reservo para hacer tiradas largas de tres o cuatro horas con la mochila en la espada, el mp3, las barritas, mucha agua y… ¡a correr!

Es difícil correr en invierno, hay que disfrazarse con doble camiseta y malla térmica, gorro, guantes y, aún así, pasas frío o te sobra todo. La imagen por excelencia que tenemos todos del footing es aquella en que aparece un paseo marítimo en una tarde calurosa y, entre patinadores y vendedores de helados, pasas tú con tus walkman. La realidad de entrenar es otra, más solitaria, fría y dura. Normalmente suele ser de noche, bajo la luz tenue de las farolas, con niebla o un poco de lluvia como acompañantes, y poco ruido, excepto el inseparable compás de cada paso…